La Casa Verde | ¡Nos casamos! ¿Por dónde empezamos?
16138
post-template-default,single,single-post,postid-16138,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

¡Nos casamos! ¿Por dónde empezamos?

¡Nos casamos! ¿Por dónde empezamos?

 

Lo primero que tenéis que decidir es qué tipo de boda queréis: íntima, familiar, informal, a lo grande, sencilla, sofisticada, urbana, campestre, playera… A priori no hay opciones mejores o peores, la mejor opción es la que más se identifique con vosotros y más os apetezca.

Como la parte conceptual es difícil de definir y puede cambiar durante el proceso, lo mejor es empezar por determinar detalles básicos que os ayudarán a ir avanzando y perfilando como será vuestra boda.

Lo primero que conviene definir es:

  • La fecha de la boda.
  • El número de invitados aproximado.
  • El lugar geográfico donde realizar la boda.
  • El presupuesto de la boda desde la preparación hasta la luna de miel.

 

La fecha de la boda.

Puede no ser una fecha exacta, pero podéis determinar en qué época del año, qué día de la semana, en qué horario… Por ejemplo, sábados de abril o mayo, con ceremonia a mediodía, el banquete en horario de comida y fiesta por la tarde.

Para determinar la fecha, revisad que no coincida o sea muy cercana a otra boda o evento de familiares o amigos cercanos y que cuadre bien con vuestros quehaceres o proyectos personales y profesionales.

El número de invitados aproximado.

Es un dato importante para estimar el presupuesto y para escoger el lugar de celebración. Haced la lista cuanto antes. De la lista de invitados, calculad que suele fallar en torno a un 10-15%.

El lugar geográfico.

Si queréis asegurar la mayor asistencia de invitados posibles, el lugar de la celebración debe ser en la provincia de residencia habitual de vuestros familiares y amigos.

Si queréis celebrar vuestra boda en un sitio que para vosotros es muy especial, pero está lejos de la residencia habitual de vuestros familiares y amigos, fallarán muchos invitados. Eso sí, los que asistan, serán seguro los que verdaderamente quieran estar con vosotros ese día tan especial.

 

El presupuesto.

Este es un punto importante, pues una boda siempre supone un importante desembolso y conviene acotarlo, dentro de lo posible, porque se puede disparar fácilmente el presupuesto.

Es recomendable:

  • Establecer un presupuesto para cada partida (trajes de los novios, alianzas, complementos, maquillaje, invitaciones, banquete, regalos, fotógrafos, luna de miel… )
  • Hacer un calendario de los pagos. Es fundamental, para saber de qué dinero debéis disponer en cada momento. En muchos casos los novios recibís dinero de los invitados como regalo, pero ese dinero se suele recibir en gran parte el mismo día de la boda, por lo que no lo podéis utilizar para liquidar los pagos anteriores.  Una solución para disponer de dinero, antes de recibir los regalos, son los préstamos bancarios. La mayoría de las entidades suelen tener préstamos específicos para bodas.

Intentad establecer presupuestos razonables para cada partida. Si decidís aumentar el presupuesto de una partida que consideréis muy importante para vosotros, intentad compensarlo reduciendo el presupuesto en otras que sean menos importantes.

Si os salís de la temporada alta de bodas (en Madrid los sábados de junio, julio, agosto y septiembre) tendréis más fechas disponibles e interesantes ofertas en la mayoría de los salones de bodas.

No Comments

Post A Comment